0

Un reflejo de la lucha entre el bien y el mal

Las Cronicas de Narnia



Controversia sobre el cristianismo

Mucho se ha debatido acerca de que si la trama de la serie tiene un mensaje bíblico, o si todo lo que se ha tejido en torno a su simbología es una mera casualidad.

Una carta inédita del autor de estos libros revela la evidencia clara y contundente del mensaje que él quiso plasmar en Las Crónicas de Narnia. Esta carta, con fecha del año 1961, fue enviada por C.S. Lewis a un niño que leía sus historias, y que nos indica que el autor quiso representar en forma figurada a Jesucristo con el místico león Aslan. En ella afirma que “Toda la historia de Narnia se refiere a Cristo”.

La carta ha sido divulgada por Walter Hooper, quien fue secretario de Lewis y se convirtió en su biógrafo. La misma viene a traer luz al debate que se ha suscitado, puesto que los cristianos explican el mensaje de la película con la obra de Cristo, mientras que el mundo secular alega que es una historia como cualquiera, aceptando la misma pero no el significado cristiano.

En esta misma carta, Lewis dice: “Supongamos que existiese un mundo como Narnia, y supongamos que Cristo quisiese ir a ese mundo y salvarlo (como en efecto lo hizo por nosotros). ¿Qué pasaría entonces?” El mismo Lewis contesta a esta pregunta diciendo: “Pues las crónicas son mi respuesta. Como Narnia es un mundo de bestias que hablan, pensé en encarnarlo como una bestia que habla. Le di forma de león porque se supone que el león es el rey de las bestias, y Cristo es el León de Judá mencionado en la Biblia.”

El contenido de esta carta será publicada en un libro que contendrá las cartas de C.S. Lewis, lanzándose a la venta en los próximos años.

Sobre el autor



C.S. LEWIS


Aunque fue criado en una familia religiosa de la Iglesia de Irlanda Lewis fue un ateo la mayor parte de su juventud. Su separación del cristianismo comenzó cuando empezó a ver su religión como una tarea y un deber. También adquirió interés en el ocultismo mientras sus estudios lo llevaban a ello. Lewis citaba a Lucrecio como quien tenía el argumento más fuerte a favor del ateísmo:

Nequaquam nobis divinitus esse paratam
Naturam rerum; tanta stat praedita culpa
Si Dios hubiera diseñado el mundo, no seria
Un mundo tan frágil y defectuoso como lo vemos

Mientras que en su juventud Lewis, intelectualmente, era ateo, después diría en su autobiografía (Sorprendido por la Alegría) que en realidad él estaba “muy molesto con Dios por no existir”. Influenciado por argumentos de sus colegas cristianos en Oxford, principalmente por su amigo J.R.R. Tolkien  y por el libro de G.K. Chesterton, El Hombre Eterno, así también como por el escocés George MacDonald y sus cuentos fantásticos, lentamente fue redescubriendo el cristianismo. En 1929 vino a creer en la existencia de Dios aunque peleó fieramente en contra de ella. Describió su lucha intelectual en su autobiografía:

«Me tienen que imaginar estando solo en Magdalen, noche tras noche, sintiendo, cada vez que mi mente se alejaba por unos segundos de mi trabajo, el lento venir de Él a quien yo honestamente había tratado de no conocer. A aquel a quien yo le había temido finalmente me alcanzó. En 1929 me entregué, y admití que Dios era Dios, y me arrodillé y oré; a lo mejor, aquella noche, yo era el converso más desanimado e indispuesto de toda Inglaterra»
Sorprendido por la Alegría

En 1931 después de una larga discusión con Tolkien y otro de sus amigos cercanos, Hugo Dyson, Lewis se convirtió al Cristianismo y, en contra de lo querido por Tolkien, se unió a la Iglesia de Inglaterra. El propio Lewis escribió al respecto:

“Entré al Cristianismo pateando y gritando”

Aunque anglicano, los conocimientos católico-romanos de Lewis se revelan en algunos de sus escritos (lo cual sugeriría cierta inclinación); por ejemplo, en su libro “Cartas del Diablo a su sobrino”, el demonio Screwtape aparece recomendando tentaciones con ciertos pecados más que con otros para hacer perder la salvación al creyente, validando así la doctrina romana delPecado Mortal, e implicando que posiblemente Lewis creía en el sistema católico de clasificación de pecados y penitencias….  Sin embargo, se debe señalar que Lewis también escribe en el prefacio: “Lectores, os aconsejo recordar que el diablo es un mentiroso”. No todo lo que Screwtape dice se debe asumir como verdad, incluso desde su propio ángulo.

C. S. Lewis, Biografía

Lewis falleció en Oxford el 22 de noviembre de 1963 a los 65 años de edad.

Tomado de Wikipedia

Siempre dispuesto y esperandote