0

Cojín y delantales

Trabajando para la feria.

Aquí mami Mora trabajando.  Quiero que tengamos delantales que nos identifiquen.

Cortando.

Cosiendo.

Mi ayudante, pintando el logo.

Y alcancé a hacer un cojín de muestra.

Anuncios
0

Mirando al otro

Hace algunos años cuando comencé mi relación con El Señor, como buen amigo me dejo ver algunas cosillas que debía cambiar.

En una ocasión iba sola conduciendo por la Av. Boyacá en un tranco, cuando me puse a pensar en una amiga que quiero mucho, pero que a la vez tiene algunas cosas que no me gustan. Y pensaba: ¡¡¡No, que tal esta mujer tiene tantas cosas innecesarias, esta llena de corotos  que no se puede ni organizar, esta apegada a esas cosas y no se da cuenta que realmente son una carga!!!   Aclaro que esto no lo comente con nadie, sino que solo lo pensaba… ( o lo criticaba?)

Varios meses después, estaba organizando unas gavetas grandes que tengo en la sala de mi casa.  Seleccione cada cosa, limpie y bote algunas. Cuando me vi sentada en el piso, estaba rodeada de 10 bolsas grandes que ni recuerdo que contenían, pero lo que si recuerdo es lo que escuche en mi mente, “¿QUIEN ES LA QUE ESTA LLENA DE COSAS INNECESARIAS?”

Uppss…  me quede fría y recordé esa palabra que dice: Que haces tratando de sacar la paja en el ojo ajeno, si no eres capaz con el tronco que tienes en el tuyo. Y otra es: No juzgues y no serás juzgado.

Algunas veces lo que más nos desagrada en otros es lo que nosotros mismos tenemos, créanme me costo mucho aceptarlo, pero esto me desafió a esforzarme en no criticar en mi mente a los demás, lo que me ayuda a pensar lo mejor de cada persona y no guardar basura en las gavetas de mi cabeza.

0

Mi Papi

Mi papi se llama José y como diría una niña: Mi papi es muy grande….

Mi papá nació en una familia de campo en Pasca Cundinamarca, su mamá se llamaba María Ernestina y su papa Rodolfo, con el fueron en total 9 hijos y el llego de séptimo.  Decían que era muy bonito y lo llamaban “pelo de oro” por su cabello rubio, desde esa época ya se le notaba que tenia un carácter recio y una voluntad muy firme. A los nueve años murió su papá. Su hermano mayor junto con su mamá tomaron las riendas de esta familia, lo cual no fue fácil para mi papá ya que él, era más noble con su papá y su mamá, que con su hermano y cuantos sabemos que no es fácil aceptar que un hermano lo gobierne.

En todo caso la vida de mi papá se empezó a complicar y sobre los trece o catorce años más o menos el tomo la decisión de irse de su casa. Comenzó una travesía solo, donde se que sufrió por lo que en algunas ocasiones me contó.  Esto hizo que se volviera muy duro, pero a la vez muy fuerte, a los quince años empezó a ser mensajero de una droguería y así sucesivamente fue escalando en este gremio, tubo una etapa de visitador médico y gano varios trofeos por ser un excelente vendedor, realmente irradiaba una energía arrolladora. En esta etapa y sobre sus veintinueve años conoció a mi madre, con quien trabajaron arduamente y vivieron en total  diecisiete años y de donde nacimos: Adriana, Alejandro y Daniel, en orden de llegada. Se amaban mucho pero sus temperamentos y carácter chocaban, y hubo momentos en que la convivencia era difícil, pero otros en que fue muy lindo. En esos años conocí algo de mi papi; su vitalidad, alegría, empeño, disciplina, luchas, mal genio; sus embarradas y aciertos. Obviamente la separación fue algo muy doloroso para todos, pues esto genera muchas heridas, heridas que solo pueden sanar el tiempo y Dios.  Esto hizo que nuestra relación también fuera un poco difícil, sobre todo en mi adolescencia por la rebeldía y el dolor, en fin, el volvió a rehacer su vida, pero siempre me apoyo con mis proyectos, siempre estuvo y ha estado cerca de sus hijos velando por que estemos bien.

Luego me case y me entrego con gran satisfacción en el altar de la iglesia, ya que conocía a Ricardo desde los tres años de edad y lo amaba. Solo unos años después comenzó una maravillosa restauración en nuestra relación, algo que realmente era sobrenatural y que nunca me espere, él permitió que Jesucristo entrara en su vida, le entrego el control a Dios y se lo sigue entregando.  Hoy mi papi es realmente el papi que siempre soñé tener, no es perfecto pero esta aprendiendo a amarse, a verse como Dios lo ve.  Yo se que el siempre me ha amado pero hoy puedo sentir su amor, todos los vacíos se han ido llenando.

Cuando tengo la oportunidad de salir con mi papi, que son pocas ya que no vive en Colombia, me asombro de que a sus sesenta y nueve años no puedo seguirle el paso ya que es muy veloz, sigue conservando esa alegría y energía arrolladora; hoy mi papi es grande porque tiene a alguien grande…. Dios.

Doy gracias a todos…  incluyendo a su familia actual, tíos y personas que oraron, para que mi papi fuera hoy quien es y que se dejaron usar por Dios, El Señor los bendiga y a ti Jesucristo porque haz hecho grandes cosas en la vida de mi papi y las continuas haciendo. Te amo.

papi y Sami

0

Recogiendo la toalla

Es ya tarde, tal vez la 11:30 PM. Hay tanto para hacer mañana y todavía no he terminado, tantos sueños, tantas ideas, pero varios inconclusos, talvez muchos, pero todavía hay pila, Señor porfis ayúdame con la autodisciplina.

Pipipiiii, pipipiiii aaaahhuuummm, 6:30 AM  llegando a tumbos al baño para apagar el celu, un poquito de agüita o sino no me despierto, a ver que dice mi devo hoy:   Por que donde hay envidias y rivalidades, también hay confusión y toda clase obras malvadas.  La autora cuenta de un día donde sus dos hijas no están mostrando el afecto que se tienen y las palabras van y vienen como dardos de fuego, y pregunta ¿están peleando tus hijos?  Y nos da un arma poderosa: las palabras tienen un poder impresionante “MI CASA ES UN HOGAR DE PAZ”  y nos aconseja:  Cuando sus chicos peleen deténgalos de inmediato. Ore por paz y observe la transformación de su familia. La oración que nos deja: Señor por favor ayúdame a mantener el conflicto fuera de mi hogar. Te amo, amen.

En voz muy baja Juli, Juli, levántate ssshhh, no hagas ruido, se puede despertar Samy. Son las 7:00 AM, baja y llama a Cata, se organizan, toman leche con banano para salir 7:30.

En voz muy baja: amor, amor quedan los bebes dormidos, salgo con Cata y Juli a montar bici, estamos aquí a la 9:00am. Ya afuera y con un poquito de frío ¡eeeehhh! Lo logramos, cascos puestos?  Si mami, gracias Señor por que no esta lloviendo, vámonos pues, por el lado de Belalcazar y de regreso pasamos por la panadería  y al súper a comprar lo que hace falta para el almuerzo.

Ya en casita:

Ma: chicos voy arreglando cocina y alistando almuerzo, Juli ve bañandote y Cati ayudame con la doblada de la ropa. Amor como te fue con los bebes?

Pa: Ya les di desayuno y están cambiados.

Ma: Gracias amor. Te provoca tintico

Pa: Si rico. Chicos ya barrí no me van a hacer desorden.

Chicos: Bueno pa.

Pa: Monacha  tengo que trabajar el sábado también, el paciente solo puede el fin de semana.

Ma: Vale amor. Pum, pum, Juli ya terminaste, sal pronto, Cata debe entrar.

Juli: Ya mami

Ma: Bueno, déjame revisar orejas, pies y axilas, OK muy bien. Cata por favor no te vas a demorar montones en el baño

Cata: Bueno

Ma: No, no, no Juli a ver TV no, primero recoge el desorden que me dejaste arriba y después a estudiar tu hora de ingles, recuerda diversión en la tarde después del deber cumplido.

Samy: AAAAHHHHIII (un gran chillido)

Ma: Que pasa chicos?

Juli: Es que Samy le quito a Dani el juguete y no quiere dejarle nada y Dani le pego, además Sami esta que me desordena todo lo que he estado arreglando.

Samy: No mami, yo fusoso (juicioso), snif, snif

Ma: Piensa (Samy esta en su primera adolescencia, mejor me lo bajo conmigo) vamos amor acompáñame, quieres leche con galletas?

Bueno esto es solo un pedacito de día, hay días más agitados pero pocas veces más tranquilos y nunca hay un día igual al otro.  En todo caso sabemos que las mamás que educamos en casa tenemos días muy distintos a los de las mamás convencionales. Recuerdo que había instantes en que miraba a un lado y luego al otro, cuando las cosas se salían de control, algunas veces me desesperaba y estando a solas tiraba la  toalla, pero al final tomaba aire y la volvía a recoger. Un día decidí que era la última vez que recogería la toalla, no volvería a sobredimensionar mis expectativas, iría un paso a la vez sabiendo que no nací aprendida, me empezaría  amar y a aceptar, no trataría de estar dando la impresión de que tengo todo bajo control. Mas bien mi reto desde ese entonces es tener un espíritu enseñable y solo lo he podido lograr gracias a mi mejor amigo….

0

La mujer que admiro

Una mujer de carácter, ¿dónde hallarla?  ¡Vale más que las piedras preciosas!

Su esposo confía plenamente en ella, Y nunca le faltan ganancias.

Brinda a su esposo grandes  satisfacciones  todos los días de su vida.

Va en busca de lana y lino,  y con placer realiza labores manuales.

Cual si fuera un barco mercante,  trae de muy lejos sus provisiones.

Antes de amanecer se levanta  y da de comer a sus hijos y a sus criadas.

Inspecciona un terreno y lo compra,  y con sus ganancias planta viñedos.

Se reviste de fortaleza  y con ánimo se dispone a trabajar.

Cuida de que el negocio marche bien,  y de noche trabaja hasta tarde.

Con sus propias manos  hace hilados y tejidos.

Siempre les tiende la mano  a los pobres y necesitados.

No teme por su familia cuando nieva, pues todos los suyos  andan bien abrigados.

Ella misma hace sus colchas,  y se viste con las telas más finas.

Su esposo es bien conocido en la ciudad,  y se cuenta entre los más respetados

del país.  Ella hace túnicas y cinturones, y los vende a los comerciantes.

Se reviste de fuerza y dignidad,  y el día de mañana no le preocupa.

Habla siempre con sabiduría,  y da con amor sus enseñanzas.

Está atenta a la marcha de su casa,  y jamás come lo que no ha ganado.

Sus hijos y su esposo  la alaban y le dicen:

“Mujeres buenas hay muchas,  pero tú eres la mejor de todas.”

Los encantos son una mentira,  la belleza no es más que ilusión,

pero la mujer que honra al Señor  es digna de alabanza.

¡Alábenla ante todo el pueblo!  ¡Denle crédito  por todo lo que ha hecho!

A esta mujer se le describe en Prov. 31:10-31