Taller Nº 2: Roca y Fuente

roca y fuente

Dios es muy lindo con nosotras, teníamos planeado trabajar este segundo taller en una de las cafeterías  de COMPENSAR  de  la 68 (Caja de compensación familiar) y decidimos mientras llegaban todas las participantes, caminar un poco. Y Oh! sorpresa encontramos este lugar.

Taller Roca y Fuente

Gracias Señor 😉 tu nos hablas de tantas maneras, pues en tu palabra nos das a entender que  el árbol de la vida es  visto también como Jesucristo, la roca y fundamento donde debemos edificar nuestra vida.

mujer sabia

Las cualidades que son los ladrillos que aportamos a nuestro hogar y que debemos cultivar y nunca perder siendo hijas o esposas son: Prudente, atenta, servicial, pacificadora, sabia, sumisa, sujeta, obediente, amorosa, amable, respetuosa, solidaria, tolerante, paciente, generosa, compasiva, misericordiosa, piadosa, recta, afectuosa, gentil, agradable, hacendosa, dedicada y comprensiva. Cuando por descuido, amargura o falta de motivación, perdemos los ladrillos que hemos colocado para construir nuestro hogar, este se destruye y viene abajo como en el juego de JENGA.

empezando carrera

Enviando a nuestras hijas a comenzar la carrera, no fue fácil, mas de una termino totalmente agotada y sin aire. Pero como mujeres cristianas debemos prepararnos y prepararlas para ser fuertes. Ya que se tendrán que enfrentar contra el mundo que intentara tumbar los principios que procuramos cimentar en ellas para edificar sus vidas y futuros hogares.

la balsa

Mientras tanto las mamas fueron a esta pileta a buscar unos vasos con agua que previamente habíamos servido. Para dar de beber a nuestras sedientas hijas, pero a la vez reflexionamos que en muchas ocasiones nos es mas fácil ser fuente para nuestros hijos que para nuestros esposos, debemos meditar y caer en cuenta que en lo terrenal nuestros esposos deben ser los primeros en nuestro corazón y no nuestros hijos, este es el orden divino.

fuente de descanso
Luego pasamos a esta fuente a descansar, a orar y a reflexionar. Al tirar una piedra se vio el efecto de unas ondas. Así son las palabras que hablamos, siempre tendrán un efecto, este puede ser negativo o positivo. Seremos dueñas de lo que callamos y esclavas de lo que hablamos. Consejo para toda mujer grande o chiquita: Hablar menos… y solo después de pensar en lo que voy a decir. Y decir solo lo que es dulce y amable… y hacerlo con sabiduría y amor. Estas son las directrices de Dios para un hablar hermoso en la mujer que le sigue.

Para ser realmente una fuente de bien, debemos ser mujeres capaces de servir, amar, honrar, ayudar, alivianar cargas; en vez de buscar retribución o alabanza. Como lograrlo: Debemos tener ausencia del mal. Perseverando contra ceder al egoísmo, resentimiento, enojo, desaprobación o desacuerdo. Debemos cuidarnos de los enemigos del bien:
  • La tendencia a comparar que genera critica o envidia, esto puede dañar nuestro corazón, y sobre toda cosa guardada debemos guardar el corazón.
  • No alimentar una raíz de amargura, nuestros ojos puestos en Dios y no en nuestras circunstancias. EL ANTIDOTO: GRATITUD.
  • No permitir un espíritu decaído: El gozo del Señor mi fortaleza es.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s