Mi cuerpo, mi tesoro

Hace tiempo me ha dado vueltas en la cabeza  un  tema importante que quiero aportar a la educación de cualquier niño. Y creo que puedo partir de nuestra propia experiencia. Como algunos saben somos una familia cristiana, por ende en todo tenemos en cuenta a Dios.

Hay un tema que muy pocas personas abordan y es la sexualidad en la vida de los chicos y no hablo del sistema reproductor o métodos de anticoncepción que enseñan en los colegios; si no lo que se está moviendo en lo oculto de muchas familias y a lo largo de los siglos, esa mentira que nadie quiere afrontar o exponer a la luz. Hoy me he sentido muy inquieta de ver como tantos niños reciben información distorsionada con respecto a su sexualidad dañando su futuro emocional, físico y espiritual. La mejor manera de evitar que una mentira haga nido en la mente de un niño es haber  colocado una verdad antes de que aquella mentira se posesione en su frágil  mente, y las personas encargadas de colocar esa verdad somos los padres o tutores.

Comenzaré con mi experiencia personal  la cual no me es agradable contar,  pero  se que es la realidad que muchos niños viven hoy en día. Procurare darle también una perspectiva cristiana

 Cuando yo tenía 6 años vivíamos en una casa amplia que tenía un buen garaje  y donde venían amigos del barrio a jugar a la pelota y a  patinar, teníamos varios amigos de diferentes edades. Pero recuerdo en especial un día, era en la mañana  y habían varios chicos en el garaje jugando. Recuerdo que mi madre nos miraba de vez en cuando mientras preparaba el almuerzo. Al entrar a la casa estaba el garaje, luego iba un baño, luego un pasillo y después la cocina.

 Un amigo llamado Fernando,  que tenía alrededor de 16 años me pregunto dónde estaba el baño para que se lo prestara y yo lo acompañe, el me hizo seguir y me dijo que me enseñaría un juego secreto o algo así, yo tenía patines y recuerdo que muy cuidadosamente me acostó en la ducha y luego se acomodó  sobre mí, al momento comenzó a hacer unos movimientos extraños, sin ir más allá… y  luego salimos al garaje y seguimos jugando. Después de ese día nunca lo volví a ver. Vine a identificar que eso que me había pasado era malo solo unos años mas tarde.  No le conté a mi madre sino 15 años después, cuando tenía 24, lo cual fue terrible y sorprendente para ella.

 Al ir conociendo del Señor Jesucristo  empecé a identificar claramente que hay un reino de luz y uno de maldad. El primero guiado por Dios y el segundo por Satanás (él diablo es el padre u origen  de la mentira y para esconderse  lo primero que quiere que creamos es que el no existe, a la vez  convence a muchos de que Dios tampoco existe).

Comprendí también que Dios es bueno… al leer en su palabra (Biblia) y  que Satanás trabaja para corromper todo lo que Dios creó.

En otra ocasión  cuando tenía 9 años, en el lugar donde vivíamos había una tienda de vídeo (Betamax para esa época) y desafortunadamente dejaron a la mano una película de cine XXX la cual mire. Hoy puedo decir que esta experiencia  fue como si un cuchillo atravesara mi alma dejando una cicatriz imborrable en mis recuerdos y  estas imágenes robarían mi inocencia.

 Hoy el dulce amor y pureza de Jesús y su mensaje han logrado sanar esa herida al punto de hacerme victoriosa, pues sigo luchando para que ningún tipo de esa tergiversación  toque a mi familia en especial la vida de mis hijos que están en formación, ya que si tienes Internet sin supervisión adulta, constante y sin ningún control,  filtro o seguridad en tu casa, tienes a tu enemigo dentro de ella. Yo viví hace más de 30 años lo que hoy se puede decir es el atentado destructor a la integridad de todo niño o adulto que está en frente de una pantalla con Internet.  La palabra dice en 1 Pedro 5:8  Practiquen el dominio propio y manténganse alerta. Su enemigo el diablo ronda como león rugiente, buscando a quién devorar. En nuestra casa los computadores deben estar ubicados en sitios sociales, nunca en las habitaciones  y las pantallas a la vista de todos. Y esta norma  incluye  a los adultos, además está instalado un programa que graba absolutamente todo lo registrado en cada computador. Hoy te hablo a ti papá, mamá o persona encargada de menores.  No sean ingenuos abriendo la puerta de su hogar a la  maldad que corrompe a  los mas débiles, DESPIÉRTATE y toma las riendas de la seguridad física, emocional y espiritual de tu familia o personas a cargo, nadie lo hará por ti. NUNCA ES TARDE.

Este es un vídeo que me llego de parte de un pastor muy querido hace ya varios meses, muestra que nadie esta exento de caer en este terrible mal, pero que si se le pide ayuda a Dios, el acudirá pronto al socorro de quienes le buscan. Tomé solo una parte del vídeo, la que tiene que ver con los niños. El vídeo es de un ministerio que da ayuda y restaura a las personas con este tipo de adicción.

Cuando mis dos hijos mayores asistían al jardín infantil tenían 6 y 4 años. Un familiar que en esa época también tenía a su hijo en edad preescolar, me comento que en el colegio otro niño le había contado de una manera incorrecta como se hacía el “amor”  El Señor dice en su palabra “las malas conversaciones echan a perder las buenas costumbres”.  Esto fue como una alerta, un aviso, la campana empezó a sonar dentro de mí; pues gracias a Dios siempre he tomado en cuenta las experiencias de otras personas para no caer en los mismos problemas. Recuerdo que le comente a mi esposo que estaba inquieta por el tema y comenzamos a orar, el me dijo que confiara que el Espíritu Santo me ayudaría a dar la información de la manera correcta a mis hijos. Hay personas que dicen: deja que ellos tengan el interés, pero también sé que el mundo en que estamos es muy corrupto e intentara saltar el cerco de la  inocencia de mis hijos.

Así como el mal trabaja de una manera sutil y suave para engañar a tantos niños que por generaciones han sido abusados sexualmente, dándoles a entender que lo malo es bueno y aprovechándose de su ingenuidad  y distorsionando su identidad sexual (homosexualismo, lesbianismo, etc). También pensé  que debe haber una manera buena de contar la verdad como es, limpia y sana como Dios la diseño desde el principio.  No quería estar ausente del crecimiento físico,  emocional y espiritual  de mis hijos y sobretodo de su integridad moral y física.

Para ese momento Cata había terminado transición y Juli pre kínder y comenzamos con la educación en casa. Ore mucho y cuando ya habían cumplido 7 y 5 respectivamente, Dios me inspiro. Un día tome valor y me lance a contarles la historia dibujada de la cual todavía se acuerdan.

En este tiempo nuevamente comencé a orar, pues mis dos hijos menores ya tienen 5 y 6 años y siento que llego el tiempo de contarles la verdad como Dios dice que es, le pedí a mi amado esposo que orara por mí y volví a tomar valor, grabe un vídeo que creo podría ser útil a alguna familia para tratar este tema.

“PADRES, ESTÉN ATENTOS DE SUS HIJITOS”. No digo que malicien pues esto no es correcto pero no sean ingenuos. Por último, cuando tenía tres años en una de esas reuniones familiares grandes en casa de la abuela, donde tíos, primos, abuelos se encuentran;  mis padres comenzaron a compartir con la familia y se distrajeron, los niños comenzamos a jugar a las escondidas, mientras adultos charlaban, un primo en un lugar oscuro y escondido me tocaba indebidamente.

Por mi parte, escondidas en recintos cerrados no permito que mis hijos jueguen, tampoco permito que se encierren en una habitación uno o varios niños cuando hay visitas y mis hijos saben que en frente de un computador no se deben quedar a solas.

Le pido a Dios que este articulo sea de ayuda para que las familias no se dejen meter goles de maldad. Bendiciones.

Anuncios

3 comentarios en “Mi cuerpo, mi tesoro

  1. Muchas gracias por compartir tu experiencia y los vídeos.
    Este es un tema que nos cuesta mucho trabajo abordar, pero que es necesario. Que bendición que otra creyente comparta la manera en que lo hace y podamos aprender.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s