SE PERDIO JONAS

Jonás fue un profeta de Dios. Hay unos dibujos animados muy bonitos que se llaman Veggietales  donde han hecho varias películas con personajes bíblicos.

Hace 5 años le regalaron a Julián los personajes y el barco de la película de JONAS (Jonás era el esparrago), para este tiempo Juli ya no juega con ellos, pero Dani mi hijo menor, al ver la película se enamoro del personaje principal, entonces no dejaba a Jonás en ninguna parte, dormía con él, se bañaba con él, no comenzaba a comer hasta que Jonás no probara el primer bocado, Jonás era su amigo.

Un día en la iglesia no pude acompañarlo a la escuelita Bíblica y mi hermano me hizo el favor de llevarlo, pero no caí en cuenta de recomendarle que le entregara primero a Jonás antes de entrar al salón.  Ese día se celebraba el día del Padre y hubo muchas actividades, antes de bajar del salón entregaron unos globos a los pequeños que creo fue lo que hizo que Dani abriera su mano y dejara escapar a su amigo.

Hacia el final de la reunión y cuando su globo se rompió cayó en cuenta de que su amigo no estaba con él, lo buscamos por toda la iglesia sin encontrarlo, lo tranquilice un poco pero hacia las 3 de la tarde en casa empezó a llorar por su Jonás (nunca me imagine que se pudiera querer tanto un muñeco) los cuatro días siguientes me tenía echa Jonás, al punto que me toco escribirle un correo al pastor pidiéndole que si lo veían en la iglesia se los recomendaba.

El miércoles en la reunión de la noche cuando el pastor me vio me dijo “estamos buscando a Jonás”. Cuando fuimos el sábado a la reunión de jóvenes nos dimos cuenta que el grupo de alabanza estaba al tanto de la búsqueda de este pequeño muñeco al igual que el grupo de ayudantes de la iglesia, realmente me pareció un lindo detalle, hacia la noche de ese sábado SORPRESA  el pastor por casualidad lo encontró paradito en una repisa del salón del tercer piso, el me dijo que comprendía perfectamente la situación por que cuando su hijo mayor (que hoy tiene 23), era pequeño vivió una situación similar.

Una semana duro Daniel sin Jonás pero para alegría de todos ya está de nuevo en casa, ahora Dani es más precavido y me pide que le guarde a Jonás en mi bolso cuando sabe que hay posibilidad de perderle si se va a distraer jugando. Creo que aprendió que lo que se ama se debe cuidar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s