Mi Papi

Mi papi se llama José y como diría una niña: Mi papi es muy grande….

Mi papá nació en una familia de campo en Pasca Cundinamarca, su mamá se llamaba María Ernestina y su papa Rodolfo, con el fueron en total 9 hijos y el llego de séptimo.  Decían que era muy bonito y lo llamaban “pelo de oro” por su cabello rubio, desde esa época ya se le notaba que tenia un carácter recio y una voluntad muy firme. A los nueve años murió su papá. Su hermano mayor junto con su mamá tomaron las riendas de esta familia, lo cual no fue fácil para mi papá ya que él, era más noble con su papá y su mamá, que con su hermano y cuantos sabemos que no es fácil aceptar que un hermano lo gobierne.

En todo caso la vida de mi papá se empezó a complicar y sobre los trece o catorce años más o menos el tomo la decisión de irse de su casa. Comenzó una travesía solo, donde se que sufrió por lo que en algunas ocasiones me contó.  Esto hizo que se volviera muy duro, pero a la vez muy fuerte, a los quince años empezó a ser mensajero de una droguería y así sucesivamente fue escalando en este gremio, tubo una etapa de visitador médico y gano varios trofeos por ser un excelente vendedor, realmente irradiaba una energía arrolladora. En esta etapa y sobre sus veintinueve años conoció a mi madre, con quien trabajaron arduamente y vivieron en total  diecisiete años y de donde nacimos: Adriana, Alejandro y Daniel, en orden de llegada. Se amaban mucho pero sus temperamentos y carácter chocaban, y hubo momentos en que la convivencia era difícil, pero otros en que fue muy lindo. En esos años conocí algo de mi papi; su vitalidad, alegría, empeño, disciplina, luchas, mal genio; sus embarradas y aciertos. Obviamente la separación fue algo muy doloroso para todos, pues esto genera muchas heridas, heridas que solo pueden sanar el tiempo y Dios.  Esto hizo que nuestra relación también fuera un poco difícil, sobre todo en mi adolescencia por la rebeldía y el dolor, en fin, el volvió a rehacer su vida, pero siempre me apoyo con mis proyectos, siempre estuvo y ha estado cerca de sus hijos velando por que estemos bien.

Luego me case y me entrego con gran satisfacción en el altar de la iglesia, ya que conocía a Ricardo desde los tres años de edad y lo amaba. Solo unos años después comenzó una maravillosa restauración en nuestra relación, algo que realmente era sobrenatural y que nunca me espere, él permitió que Jesucristo entrara en su vida, le entrego el control a Dios y se lo sigue entregando.  Hoy mi papi es realmente el papi que siempre soñé tener, no es perfecto pero esta aprendiendo a amarse, a verse como Dios lo ve.  Yo se que el siempre me ha amado pero hoy puedo sentir su amor, todos los vacíos se han ido llenando.

Cuando tengo la oportunidad de salir con mi papi, que son pocas ya que no vive en Colombia, me asombro de que a sus sesenta y nueve años no puedo seguirle el paso ya que es muy veloz, sigue conservando esa alegría y energía arrolladora; hoy mi papi es grande porque tiene a alguien grande…. Dios.

Doy gracias a todos…  incluyendo a su familia actual, tíos y personas que oraron, para que mi papi fuera hoy quien es y que se dejaron usar por Dios, El Señor los bendiga y a ti Jesucristo porque haz hecho grandes cosas en la vida de mi papi y las continuas haciendo. Te amo.

papi y Sami

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s